licentiare

Divulgación de opinión, ensayos, artículos y reseñas realizadas por estudiantes de la Universidad del Bío-Bío

¿Por qué el bostezo es contagioso?


Eso de “me pegaste el bostezo” dejó de ser una simple frase social, para adquirir el estatuto de verdad científica. Porque esta conducta involuntaria que dura unos seis segundos, se ha intentado explicar por años con las más diversas teorías y, ahora, por fin se comienza a reunir evidencia que permite aclarar su naturaleza.
Esto gracias a estudios con resonancia magnética que han podido comprobar que cuando alguien observa a otro bostezar se activan en su cerebro las áreas que son responsables de la empatía y la imitación. Este mecanismo facilita que un bostezo -en una reunión- pueda transformarse en una epidemia.

Esta investigación liderada por el doctor Adrian Guggisberg, del departamento de neurociencia de la Universidad de Ginebra, Suiza, revela también que este contagio no se observa en niños menores de cinco años. A pesar de que las ecografías demuestran que las guaguas ya bostezan -y también se estiran- durante la gestación, sólo se trata de episodios aislados.
Después de los cinco años existe una comprensión mental de los demás para poder imitarlos. Algo que no sucede, por ejemplo, en pacientes con escasa habilidad para relacionarse socialmente, como son los autistas o esquizofrénicos, en quienes es muy difícil que un bostezo se contagie.
Para este experto, cada vez es más evidente que esta conducta automática es parte de nuestro repertorio de comunicación social, algo que también se observa en otros mamíferos superiores con habilidades sociales, como los chimpancés.
Pero ¿qué comunica el bostezo? Existe consenso en atribuirle el significado de cansancio o aburrimiento. Esto porque, habitualmente, bostezamos con más frecuencia antes de dormir. Esta asociación se confirma al registrar la actividad eléctrica cerebral, comprobándose que la somnolencia gatilla estos bostezos.
Ellos “ayudan a bajar la temperatura cerebral y, de esta forma, nos despertamos y mejora nuestra eficiencia mental”, dice a “El Mercurio” el psicólogo Andrew Gallup, experto en biología de la evolución de la U. de Princeton. Esto lo demostró con voluntarios, en un trabajo publicado este año en la revista Evolutionary Psychology, en los que indujo bostezos por contagio -mostrándoles videos- y que al ponerles una bolsa con hielo en la cabeza esta conducta desapareció. Si la bolsa estaba tibia los bostezos aumentaban.
Para Gallup, estamos frente a una forma de activar el alerta, muy útil para nuestros ancestros porque les impedía dormirse y no quedaban indefensos ante los predadores.
En su opinión, esta es la razón por la que el bostezo está presente en la mayoría de los vertebrados, aunque su valor social -incluido el contagio- sólo se ve en los primates.
El doctor Pedro Maldonado, neurocientista de la Facultad de Medicina de la U. de Chile, destaca que el control de la temperatura juega un rol crucial para que el cerebro trabaje bien. Por eso bostezar es importante para que las neuronas estén siempre a 36,7°C. “Este control es una tarea que consume mucha energía, pero nos da la ventaja de poder funcionar independientes de la temperatura ambiente”, precisa.

En 1986, Robert Provine, pionero en este tipo de investigación, dijo que “bostezar tiene el dudoso mérito de ser la menos entendida de las conductas más comunes de las personas”. Se trata de un comportamiento involuntario que se inicia abriendo la boca, sigue con una inspiración profunda, luego una apnea breve y finaliza con el aire que se bota lentamente.

Archivado en: Uncategorized

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sobre el contenido de éste weblog

Visitas on line

Actualizaciones de Twitter

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.
A %d blogueros les gusta esto: