licentiare

Divulgación de opinión, ensayos, artículos y reseñas realizadas por estudiantes de la Universidad del Bío-Bío

Ser imbécil mejora las relaciones sociales y la productividad, según diversos estudios.


DIVERSOS ESTUDIOS LLEVADOS A CABO en Chile, España, Agentina, Venezuela, México, Italia, Túnez y otros países coinciden en que para mejorar las relaciones sociales y mantenerse a flote económicamente en tiempos de crisis “es preferible ser imbécil que no serlo”.


La Fundación John L. Amherst, una entidad sin ánimo de lucro radicada en Chicago, encargó hace un año una serie de estudios a universidades y centros de investigación social con el fin de averiguar si en el mundo actual es mejor ser “imbécil integral” o medianamente sensato.

Los resultados son abrumadores: es mucho más conveniente ser lo primero.
“Si usted es capaz de razonar acerca de lo que está sucediendo de forma realista y pretende seguir siendo una persona íntegra y fiel a sus ideales, entonces lo pasará mal, muy mal o fatal”, dijo el catedrático de Estadística de la Universidad de Locarno. “Estos estudios ponen de relieve que es mucho mejor ser imbécil o al menos intentar serlo, rindiéndose a la ignorancia y la barbarie”.
Según una encuesta realizada por el think tank americano Dingleberry Associates Unbound, “los imbéciles tienen un 88 por ciento más de amigos y hacen un 69 por ciento más de vida social que la gente que se para a pensar las cosas y que por lo tanto se queda en su casa atenazada por el pánico”.
Los datos del estudio indican que en una fiesta cualquiera, la gente que está charlando con los demás animadamente y sin preocupaciones es imbécil en un 67 por ciento de los casos. El 18 por ciento no lo son, y el resto son otra cosa.
Mientras, aquellos que están pensando en irse corriendo para dejar de padecer tanta agonía lo más probable es que no lo sean, si bien tienen un 91 por ciento más de probabilidades de acabar la noche dando vueltas en la cama apesadumbrados “por el insufrible peso de lo real” y sin poder dormir.
En cuanto a las relaciones laborales, ha quedado claramente demostrado que “ser un mamarracho es fundamental para permanecer en un puesto de trabajo sin resultar sospechoso a los ojos de los demás” y que “aquellos que pretenden defender la integridad y la perseverancia frente a la especulación y la canallada, serán los primeros en arrimarse a la cola del paro”.
El problema sigue siendo, según reconoce la propia encuesta en su resumen, identificar a los tarados, puesto que “sistemáticamente la gente piensa que el problema es el otro, y no uno mismo”.
Las personas que llegan al trabajo “diciendo memeces” tienen entre un 88 y un 95 por ciento más de probabilidades de ascender laboralmente que las personas que se ponen a trabajar directamente pensando en cumplir sus metas personales.
Estos últimos, según el Instituto GO-6, serán tarde o temprano “pasto de la desazón”, mientras que los más imbéciles, gracias a su capacidad para “no pensar”, acabarán sobreviviendo incluso en condiciones de hostilidad extrema.
_________

Archivado en: Uncategorized

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sobre el contenido de éste weblog

Visitas on line

Actualizaciones de Twitter

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.
A %d blogueros les gusta esto: